¡¿Feria del Libro?!

0
200

Por, Danilo Correa

Ami juicio, el Estado Dominicano ha venido haciendo una especie del tradicional “uso alegre del dinero del erario público”. Invirtiéndolo en el árido montaje de promover y patrocinar en cada primavera, a poderosos consorcios editoriales y librería acaparadoras del intelecto; en ese costoso mercado bautizado como “La Ferias del Libro”. Otro fraude popular!

El libro en la entidad cultural obedece a un icono patrio como la bandera y el escudo nacional. El uso de sus virtudes debe ser gratis. No mercantilizado y mancillado por quienes fueron y presumen ser discípulos, devotos del Alzheimer político y cultural su profesor y guía, Juan Bosch. Como también de Don Pedro Mir, Eugenio María de Hostos y Salome Ureña de Enríquez

Este circo/ festival que se organiza de despalda a la realidad economía educativa de una población infantil/juvenil que perece en el lago del desuso del conocimiento libresco.
Así se incrementa el transito vulgar hacia una torre de babel digital. Ya que calzan sus huellas avergüenzandos el proceso enseñanza aprendizaje con las faltas ortográficas y de interpretación de mensajes en el Whassatpp y demás redes sociales del comportamiento humanos y el anti espíritu patriótico

Embruteciendo cotidianamente de una manera inalcanzable la posibilidad cultural del despertar ciudadano de “Los Hijos de Machepa”, (harapientos/olvidados).
Cuando se participa en este tipo de evento de la época del mercantilismo, se pisotea y conmemora la memoria del difunto libro. Mentor de los diversos cambios de la humanidad.

Porque si hay que promover e invertir recursos económicos con miras a fortalecer la cultura civilista/patriótica y educativa en el cerebro de nuestro futuro de manera sistemática pero en todos los colores del calendario. No en los bolsillo banqueros de los enemigos tradicionales del misero candil

Por esa razón decimos que el gobierno promueve una vez al año el festival del libro. Con el propósito de enriquecer un mezquino sector que manipula y trafica de manera legal con el antídoto de la ignorancia.

Por eso los libros de calidad en el perfil de sus temas, formas y contenidos de su lectura nunca llegaran a las famélicas manos de los hijos (as) de obrero, policía, trabajadoras domésticas, el panadero ni a la población en general, que no vive de la corrupción y la doble moral. Ya que hoy ese antifaz es un sello de clase. Pasaporte al disfrute de las mieles.

Y así derrotar la oscura costumbre de murciélagos, quienes a través de cloacas históricas controlan la isla con decretos lapidados con la intención de colonizar nuestro cerebro de tumbas habitadas de miedos y podredumbres.

Hay que democratizar el uso del libro para todas las generaciones vivientes, sin crear fronteras entre tutumpotes vendedores/agiotistas del libro y lectores habidos del dominio del conocimiento científico postulado del pensamiento libresco.

En primer lugar, “La Feria del Libro” debería contar con un equipo de asesores y facilitadores, donde esté representada de manera íntegra la comunidad y sociedad educativa en el sentido mas amplio del saber republicano.

Con el propósito de sembrar en el umbral familiar la costumbre cotidiana de la lectura y análisis del libro como instrumento de labranza cultural con miras a descubrir y comprender nuestro eslabón de miseria.

Está demostrado de hecho, que el pan de la enseñanza no aparece en las mesas de los pobres. Entonces es atendible porque el gobierno de Danilo Medina, continua con la política de privatizar la fuente histórico del conocimiento científico.

Al parecer, pagando favores políticos de campañas al organizar cada otoño en primavera a empresarios del libro un festival cultural. “LA FERIA DEL LIBRO “con el único objetivo de recaudar unos devaluados millositos arrancado desde la infantil dentadura del Pan nuestro de Cada Día.

El Estado por intermedio del ministerio de educación regala //presta computadoras y libritos de efímera consistencia educativa y patriótica.

Lo afirmo porque los políticos cuando llegan al poder siguen comportándose como panteras.
No se preocupan porque en el terreno cultural aparezcan en la currículo educativa hechos históricos relevantes ni el verdadero desarrollo de la ciencia..

Precisamos que el Estado debe organizar una continua y ambiciosa campaña que unifique todos los sectores de esta sociedad con la tarea central de elevar el acervo cultural en la población infantil y juvenil. Creando el jardín del libro en las constituciones del estado.

Pero lo mas importante para que este manifiesto/proyecto logre sus objetivos,que este bajo la supervisión y responsabilidad de equipos de intelectuales capacitados en en esa área del saber. Como profesores que demuestren interés y dominio del asunto, escritores, poetas como también la sociedad de bibliófilo.

El gobierno debe de crear en parques públicos, plazoletas y monumentos, bibliotecas. Donde la familia pueda ir con sus hijos a comprobar que realmente los libros no muerden.

Porque en este evento solo se persigue fortalecer y desarrollar Únicamente el sector comercial/ empresarial del libro; a espalda a la realidad idiomática educativa de una población infantil y juvenil que carece de dineros para la adquisición de este producto de lujos.

La Feria del Libro por dentro:
2017. Pero en esencia es un patrón perenne

Una gran cantidad de dinero es gastada en ferias comerciales para desarrollar nuevos clientes y prospecto.

Estos eventos libresco tienen un propósito debajo de las mangas, y es enteramente comercial. Es la venta del libro por acumulo del gran capital y.

Saben transformarse/vestirse en una de las gamas favoritas que usan las grandes empresas para promover su oferta en producto comercial o servicios colaterales

Regularmente la preparación de las personas que están frente al publico
“En la Feria del Libro “regularmente son parcas en el trato del comprador y en la dinámica con los lectores. Solo conocen de “Los Cinco Trucos para Crear

Fortunas “como también el envejecido de Mimen, ahora amasaran fortuna con la aventura de Mash y el Oso.

Tampoco aparece en los tramos del viento, ni en la pared del tremendo calor que suele hace ahí, tras la panza de un Yanique acaricado por un cuerpo de baile de moscas. Unos arrugados y victimisados libritos: La Revolución de Abril en Paquito, Ni Playa Caracoles.

¡Que Plaza/Festival de una Cultura enajenada que no responde a las necesidades de un siglo que le hace falta invertir en el pensamiento humano y que predica con la garganta del whisky “que debemos humanizar la vida”
¡Que burla a Miguel de Cervantes Saavedra!

La bandera dominicana está desalojada de bibliotecas. Los políticos ni en su programa de gobierno presidencial se acuerdan de sembrar libros en el cerebro de la Patria. No aparecen en las escuela ni un libro roto para leer,

Tampoco el Ministerio de Educación, vela y fortalece el amor por la dirigida lectura. Los estudiantes no conocen ni saben cantar el Himno Nacional.

No saben leer la Biblia ni la Constitución dominicana. Pero menos escribir su exótico nombre en el currículo de su masculinidad Porque su cerebro lo depositan en computadoras

Esta Feria de la cultura es una fiesta nacional que promueve una falsa algarabía donde los acaparadores del criterio de Johannes Gustenberg montan su folclore

Lo excluyente y vergonzoso es que la santigua y bautiza el Estado Dominicano con con nuestra gotas de sudor sepulcral. Con la finalidad de crear patrimonios privados

Rostros fingidos de esta romería “cultural. Consisten en que se muestran en los estantes o carpas con otras encomiendas no la publicitada.

Carecen de dominio en la cultura del libro. Solo están puesto ahí para perseguir el efectivo. Pero es verdad, Tienen razón, es una fista patronal..No hay tiempo para oraciones y/o salmos escolásticos

Tu le pregunta como yo; por La mañosa escrita por Juan Bosch, o Cien Años de Soledad, sutoria de Gabriel García Marqués y duran en responderte hasta el ultimo ultimo silencio de un párrafo de una enloquecida bocina, ronca de vocear titulares anquilosados de libritos fantasmas de cómic. Me responde con el codo

El caballero que vende los libros me responde_. Usted sabes, ¡me parece que ya se agotaron! _.yo no lo he leído._.Además, esa mercancía aquí no tiene salida. Son libros muy viejos._ y no es un material de feria._

No tiene mercado aquí. Además, la juventud que nos visita, no lees eso…¡Pero si le gusta cómprelo fuera de esta “purga”?

Posdata. Esta es una fiesta para la juventud atrapada por el sport del tiempo. ¡

Hay que profundamente mostrar interés en promover el libro en la población infantil y juvenil; como instrumento de liberación humana y patriótica!

Quien suscribe es periodista

Comentarios