Orlando Martinez un crimen amordazado

0
239

Por, Danilo Correa

Hace 43 primaveras de la muerte asesinada de impunidad cuyas horas santas trascendió la tumba del silencio.

Orlando Martinez Howley, es la cima mas alta de la lucha por la libertad de expresión y difusión del pensamiento en nuestro país. Galería/pedúnculo de lucha y sacrificio por el surgimiento de un marco verdaderamente democrático. Donde se respeten los derechos humanos. Por eso quisieron apagar su tea. Pero continúa siendo el férreo escribidor

Orlando Martínez Howley fue un destacado periodista dominicano, inmortalizado en la historia nacional al resultar víctima del holocausto político contra las huellas democráticas anti fascista, cazaría desatada por el régimen de continuidad trujillista. Balaguer.

Orlando, con su rígido teclado e insobornable ideas como profesional de la comunicación/periodismo; escribía contra la represión del sanguinario gobierno de Joaquín Balaguer.

Tras denunciar algunas de las injusticias cometidas en su ceguera gubernamental 1966-1978.
No quiero escupir de sangre este espacio por donde respiran sus gritos de libertades.

Explicando cómo se hizo perenne y desangrados sus párrafos y versos en la flora democrática.
Hoy no tengo deseo de narrar ni de describir aquel suceso de epitafio neo- colonial, tal vez.
Tengo hambre trasnochada de justicia. Donde no se caguen mas en la fragua de una voz enamorada de un crepúsculo descamisado de cementerios.

Orlando Martínez. Rejuveneció con su muerte el tímpano del cántaro sediento de lámparas.
Orlando Martínez. Fue despojado de su muerte el 17 de Marzo ,1975 por unos villanos del tirano.

Pero su voz no ha muerto, a parida muchedumbre de jolgorio populares en la herida carne de su monumento, aun viviente por la libertad de prensa.

No pudieron enmudecer sus versos y párrafos al servicio de la lira y oráculo libertario; en procura de una sociedad libérrima de largartos y salta cocotes, donde el pensamiento democrático sea el el escudo y lienzo de la libre expresión y difusión del pensamiento. En una sociedad de derecho.

A Orlando Martínez, lo debemos recordar como un tapiz que esa noche se levantó en defensa de la libertad por el respeto de los derechos humanos.

NO hay porque seguir llorando, si las heridas de los caídos por el dolor de las banderas siguen flotando en las fronteras de la dignidad y el decoro.

Nosotros juramos continuar el sacrificio de Orlando Martínez, por la consecución de un periodismo libre de parrandas/ bachatas y chateos con tablajeros de orinocos, en perjuicio de hojarascas y polen diseminado en la columna vertebral de nuestra historia traicionada

Orlando Martínez, es un tintero labrador de multitudes. Recordamos su crimen como una fragua sin techo por donde respiran los pulmones del tiempo.

Los sicarios son eternos, son lo mismo que acuchillaron las paredes de la historia en el pecho de la Patria. Cuando hacen morir un Orlando en el péndulo de la noria, florecen los cojones del pensamiento contra la corrupción y el fraude.

Orlando Martínez, es para los hombres y mujeres de la prensa, que luchan por una sociedad libre de pedigüeños del oficio y rancias candilejas otoñales, un baluarte y mártir por las libertades ciudadanas

Hace 43 años, que asesinos vestidos de cementerios dispararon contra la vida, sin lograr desangrar las madrugadas que florecen en el pecho agigantado de Orlando Martínez. En cada bandera que se levante en lucha contra la mordaza del pensamiento y acción democrático

¡Donde cayó Orlando nació un fogón del continuimo libertario…!

Comentarios