12 destinos para pasar la navidad

0
50
Fiesta Junkanoo

Nassau, Las Bahamas

Si buscas un sitio donde escapar de la depresión posfiestas, dónde viajar en navidad y disfrutar del sol, de vestimentas exóticas y de ritmos de tambores caribeños que incitan al baile, entonces no lo pienses más ¡y vente al Junkanoo de Nassau!

Junkanoo se celebra el 26 de diciembre y luego otra vez el día de Año Nuevo y es el desfile más antiguo de todo el Caribe. Este festival no tiene nada que envidiar a otros desfiles como el Mardi Gras de Nueva Orleans o el Carnaval de Río, con sus recargados y brillantes trajes.

Pero entre tanta fiesta y jolgorio, el mes de diciembre también es una buena época para relajarse en la playa de Cable Beach, ya que hay muchos menos turistas. También puedes aprovechar para sumergirte en las azules aguas y disfrutar de una sesión de submarinismo de primera.

Hotel recomendado en Nassau: Atlantis Coral Towers Autograph Collection (precios desde 277 BSD [£214] por noche)

Aurora Boreal en Tromso

Tromso (Noruega)

Disfruta de la aurora boreal desde Tromso

¿Sueñas con una blanca Navidad? ¿Por qué no vas más allá incluso y pasas las fiestas en el Círculo Polar Ártico?

Por que no, una Navidad diferente en La ciudad-isla de Tromso, a pesar de pasar todo el invierno en la oscuridad, vuelve a la vida en el mes de diciembre. Cada rincón huele a clementinas, ramas de pícea y jengibre. El alegre sonido de los villancicos llena la magnífica sala de la catedral del Ártico.

La gente local se reúne en los mercados de Navidad, donde es difícil resistirse a las tentaciones que te rodean. Prueba las tradicionales galletas de jengibre ingefærnøtter, en forma de bolitas pequeñas, y un vaso de licor de camarina negra, una especie de arándano negro que crece en los países del norte de Europa.

Una de las ventajas de estar en la más completa oscuridad es que puedes contemplar la huidiza aurora boreal. Suelen aparecer entre las seis de la tarde y la medianoche, así que sal a verlas y, mientras aparecen, aprovecha la nieve para montarte en un trineo tirado por perros, hacer esquí de fondo o participar en una pelea de bolas de nieve.

Hotel recomendado en Tromso dónde viajar en navidad:: Clarion Collection Hotel Aurora (precios a partir de 1,140 NOK [£113] por noche)

Lamparas de Klausjagen

Küssnacht, Suiza

En la mayor parte del mundo recibimos a Santa Claus con los brazos abiertos, pero no se puede decir lo mismo del pintoresco pueblo de Küssnacht, situado al lado del Lago de los Cuatro Cantones, donde más de 20 000 visitantes acuden cada 5 de diciembre a cazar al simpático anciano regordete de barba blanca.

Para eso organizan el Klausjagen, o “caza de Santa Claus”. Esta es una de las celebraciones navideñas más raras de Europa. Su origen se remonta a una tradición pagana de la Edad Media, donde la gente intentaba espantar los malos espíritus haciendo mucho ruido. Al final, se montaba tal escándalo que acabaron prohibiéndola en el siglo XVIII, pero un siglo después volvieron a retomar la celebración como una fiesta cristiana con San Nicolás como personaje principal.

En el desfile, que dura toda la noche, participan un gran número de personas: 180 hombres hacen sonar sus cuernos, otros 200 hombres portan iffeles, una mitra episcopal enorme iluminada con velas en su interior que imita el diseño de una vidriera, y 700 jóvenes más hacen sonar las campanas que llevan colgadas del cuello, mientras todos juntos “persiguen” al rebelde Claus y a sus cuatro elfos por todo el pueblo.

Hotel recomendado en Küssnacht dónde viajar en Navidad: Romantik Hotel Beau Rivage Weggis (precios desde 259 CHF [£209] por noche)

Carreras de camellos en el desierto

Douz, Túnez

Conocido por ser el lugar donde se rodó la última saga de La guerra de la galaxias, a menudo se considera que el tranquilo pueblo de Douz es la entrada al Sáhara. Pero los últimos cuatro días de diciembre, las tribus árabes que viven allí lo transforman y convierten sus calles en un magnífico espectáculo beduino perfecto dónde viajar en Navidad.

El Festival Internacional del Sáhara atrae a mucha gente, incluidos turistas de todo el mundo que se unen a las tribus nómadas que llegan desde los países vecinos del norte de África para disfrutar de los torneos del festival, de la buena comida, de las ferias de artesanía y de los espectáculos tradicionales de danza del vientre.

En Douz, el camello es el rey pero también el mejor amigo del hombre. Los 50 000 visitantes que cada año se acercan al festival quedan maravillados con las carreras que se celebran en el desierto con estos peculiares animales.

No tiene nada que ver con nuestras fiestas de Navidad, pero te lo puedes pasar igual de bien en este festival tunecino que se celebra cada año.

Hotel recomendado en Douz: Golden Yasmin Sun Palm (precios a partir de 145 TND [£46] por noche)

Castleton un pueblo ingles lleno de arboles

Castleton (Reino Unido)

El mes previo a la Navidad puede ser bastante estresante con tantas compras, sesiones de limpieza y cocinar platos elaborados. Escápate de todo eso a Castleton, un encantador pueblo inglés dónde viajar en Navidad y disfrutar de los simples placeres de la vida.

Las fiestas comienzan con el alumbrado navideño. Todas las tiendas hacen lo posible por crear sorprendentes elementos decorativos y un ambiente acogedor tanto para los locales como para los visitantes. La mayoría amplía el horario de apertura y organiza actividades y concursos temáticos, como concursos de preguntas, talleres de artesanía y juegos para niños.

Las cuatro cuevas de la localidad acogen varias actividades durante la época navideña. Peak Cavern cuenta con una larga tradición de cantar villancicos a la luz de las velas. Cada concierto cuenta con una banda de música diferente y a los asistentes se les invita a vino caliente y mince pies, las tradicionales tartaletas navideñas británicas. Cuesta poco dejarse llevar por el ritmo de vida de este pueblecito encantador.

Hotel recomendado en Castleton: Losehill House Hotel & Spa, (precios desde £224 por noche)

Bosque de Bambu en Arashivama

Kioto, Japón

Kioto es el centro del budismo en Japón. Así que como debes imaginarte, aquí las Navidades son un poco diferentes. Sin tener esta época ninguna connotación religiosa, los japoneses celebran estos días del año decorándolo todo de campanillas e impregnándolo del romanticismo clásico. El día de Nochebuena, las parejas salen a cenar a restaurantes pijos, a los mejores bares y acaban en los “hoteles más románticos”.

Después de una noche de amor, disfruta de un momento espiritual en el templo Chion-in, donde como todos los 25 de diciembres se celebra el O-minugui Shiki (la ceremonia de la limpieza). Es un acto acompañado de música que se realiza en honor del nacimiento del Budismo de la Tierra Pura. Y para acabar bien el día, dirígete al Oeste, hacia las afueras de la ciudad para pasear por Arashiyama.

Esta zona es conocida por ser un área recreacional de la nobleza japonesa. Perderte por la espesura de los altísimos bambúes es como adentrarse en otro mundo… ¡te aseguramos que pasarás un día de Navidad mágico!

Hotel recomendado en Kioto: Kyoto Royal Hotel & Spa (precios desde 8,783 JPY [£62] por noche)

Figuritas Santons

Provenza (Francia)

Las bajas temperaturas no empañan la famosa joie de vivre que caracteriza a los franceses. Las ciudades se llenan de coquetas decoraciones y los dueños de los establecimientos muestran un gran esfuerzo en la decoración de sus escaparates. Una vez que toda la decoración está lista, la gente local se prepara para las ferias de santons, figuritas de arcilla realizadas a mano por artesanos locales.

En su origen, estas figuritas se usaban para crear las escenas del pesebre en Navidad, pero en el siglo XIX comenzaron a representar también escenas de la vida cotidiana. En la actualidad puedes ver figuras que representan profesionales como panaderos, pescadores, cantantes, sacerdotes o carniceros.

Como es de imaginar, la comida es aquí un asunto muy importante. La cena de Nochebuena incluye siete platos frugales que simbolizan los siete dolores de la Virgen María, acompañados de 13 bollitos de pan y seguidos de 13 postres, que simbolizan la última cena de Jesús y los 12 apóstoles.

Hotel recomendado en Provenza dónde viajar en navidad: Renaissance Aix-en-Provence Hotel (precios desde €136 [£125] por noche)

Feliz Navidad

Honolulú, Hawái

Si buscas pasar las Navidades en el paraíso, ¿qué mejor lugar que “Jo” “Jo”… Honolulú en Hawai? El estado más soleado de Estados Unidos celebra la tradicional Navidad desde el siglo XIX, pero con un toque hawaiano. Hoy en día los honoluluenses lo celebran a lo grande durante todo el mes de diciembre, plagado de desfiles, fuegos artificiales y villancicos navideños a ritmo de ukelele.

Quizás sea el único sitio del mundo donde Santa Claus, en vez de estresarse, se relaje y cambie su traje rojo por un pareo, unas chanclas ¿y quién sabe? ¡Quizás hasta una camisa hawaiana! Puede que incluso aparque el trineo y prefiera una canoa tirada por delfines… ¡Sí, en Hawái el estrés no existe!

Hotel recomendado en Honolulú: Outrigger Reef Waikiki Beach Resort (precios desde $210 [£162] por noche)

Mercado navideño de Tallin

Tallin (Estonia)

El casco antiguo de Tallin parece de postal, con sus iglesias antiguas, su arquitectura barroca, sus tejados rojos y sus callejuelas adoquinadas. Todo está tan bien conservado que tendrás la sensación de estar viajando a la época medieval. A pesar de los vientos helados del Báltico que soplan en invierno, Tallin resplandece en la época navideña.

Dicen que Tallin fue la ciudad europea donde se plantó un árbol de Navidad. En 1441 los Cabezas Negras, una asociación de comerciantes solteros, colocaron el primer árbol en la plaza del Ayuntamiento, y cantaron y bailaron su alrededor. Las celebraciones navideñas aún tienen lugar en torno al árbol, donde se instala uno de los mejores mercados navideños de Europa. Los puestos venden de todo, desde gorros de lana y artículos de cerámica a velas aromáticas y elementos decorativos de madera, todo ello realizado por artesanos locales.

Entre compra y compra aprovecha para probar las salchichas, la morcilla y el vino caliente en alguno de los puestos de comida del mercado.

Hotel recomendado en Tallin: Meriton Old Town Garden Hotel (precios desde €60 [£55] por noche)

Arco iris lunar en las cataratas Victoria

Livingstone, Zambia

La ciudad Livingstone es de tradición cristiana y siempre se celebran las fiestas. Los alegres lugareños reciben con los brazos abiertos a los turistas y siempre están preparados para cantar un villancico, participar en alguna representación navideña o repartir regalos entre la comunidad.

Pero el mejor regalo que uno puede hacerse es irse de excursión al parque nacional Mosi-oa-Tunya, situado a las afueras de la ciudad y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esta selva alberga una gran biodiversidad y también las asombrosas cataratas Victoria, conocidas con el nombre de “La bruma que ruge”, y que son la frontera natural entre Zambia y Zimbabue.

Los zambianos se sienten muy orgullosos de este símbolo nacional, y como en Zambia no hay mucho turista, podrás tener las cataratas prácticamente para ti solito. Eso sí, no te olvides la cámara. Las cataratas Victoria son famosas por tener el arcoíris lunar más impresionante (y también el más romántico). Estamos seguros de que su gama caleidoscópica de colores acabará clavándose en tu memoria.

Hotel recomendado en Livingstone: Aha The David Livingstone Safari Lodge & Spa (precios desde 3,765 ZMW [£318] por noche)

Tren de las luces

Budapest, Hungría

¿Quieres un destino navideño de última hora que tampoco sea muy caro? ¡Pues entonces la capital de Hungría te espera con miles de propuestas para estas fiestas dónde viajar en navidad!

La primera parada obligatoria es el mercadillo navideño de la plaza Vörösmarty, a menudo considerado el mercadillo de Navidad más barato de Europa. En vez de vender los típicos recuerdos turísticos, en sus puestecillos podrás encontrar la mejor artesanía hecha a mano de Hungría, ideal para comprar esos regalos navideños de última hora. Y si el frío de diciembre se te clava en los huesos, caliéntate en los baños termales más grandes de Budapest: los Baños Széchenyi.

¡Y por si fuera poco también tienen unos tranvías de ensueño! Durante todo el mes de diciembre, decoran las tres líneas principales del tranvía con preciosas luces. Puedes asomarte por las ventanas de estos futuristas trineos y disfrutar de la desaprovechada Budapest, mientras cruzas la ciudad a la velocidad de la luz.

Hotel recomendado en Budapest: Kempinski Hotel Corvinus Budapest (precios desde 42,658 HUF [£128] por noche)

Playas en navidad

Sídney, Australia

A los que no soportan el frío en invierno les proponemos Bondi Beach. La playa con más ambiente, divertida y concurrida de Australia es el lugar ideal para ligar, besarse debajo del muérdago y en vez de coger el trineo, cogerse la tabla e irse a surfear. O allí también puedes preparar una barbacoa para tu menú de Nochebuena.

Y para los mochileros más festeros, también tendréis la oportunidad de salir de marcha e ir al festival de Sunburnt Christmas.

Hotel recomendado en Sídney: Medusa Boutique Hotel (precios desde 217 AUD [£134] por noche)

https://www.momondo.es/inspiracion/destinos-navidenos-vacaciones-originales/

SHARE